"Casa de muñecas" de Ibsen vuelve a remover conciencias en Madrid