El vocabulario, cosa de mayores