Cerca de 300 piezas de arte religioso fueron robadas en 2008 en Perú