El autor de "Ciudad de Dios" vuelve a la novela pero se aleja de la violencia