Claude Berri se despide con una comedia francesa de sabor estadounidense