Colin Firth, ¿un nuevo Óscar para la monarquía británica?