Colin Firth se lleva la ovación