Color luminoso y rigurosa geometría se conjugan en la obra del suizo Max Bill