"Comer animales", el libro que deberían evitar los carnívoros convencidos