La Compañía Nacional española lleva a Chile la vigencia del Siglo de Oro