Concha García Campoy, amante del trabajo y de su vida