Cuenca quiere convencer a Europa