"Cultura no se lavó las manos"