Dalí, Arcimboldo y Raetz, maestros de la ambigüedad óptica, suceden a Picasso en París