Un concierto de Daniel Barenboim provoca sentimientos encontrados en Egipto