David Grossmann o la convicción de que la paz en Oriente Medio es posible