Descubren unos esqueletos abrazados que podrían tener más de 6.000 años