Descubren una tumba faraónica que conserva vivos los colores después de 4.000 años