Diagonales y círculos dominan la exposición del constructivismo ruso en Londres