Dios proponía a Jackson las ideas para su concierto de Londres