La Dirección del Niemeyer acusa a Cascos de tergiversar y manipular las cifras de las subvenciones que recibe el centro