El arte cinético de Duchamp inspira el espectáculo inaugural de la Fira de Tàrrega