"Mi caaaaaasa", treinta años después