Elio Berhanyer clausura una edición de Cibeles que pasó sin pena ni gloria