Ernesto Caballero estrena un Calderón poco conocido, un "Spielberg del verso barroco"