España quiere impactar en China con un pabellón que sea un referente cultural