España estrena, a la luz de las velas, un exquisito e insólito Moliére