España inaugura su pabellón en una continua apuesta por la Bienal veneciana