Las pantallas de cine se tiñen de rojo con Carrie y Oldboy