Falcones, rey del día en una Feria que hace un guiño a los desastres editoriales