Fazal Sheikh retrata el alma de los más desfavorecidos