Feria de Lima abre una ventana para que la literatura de Ecuador circule en Latinoamérica