Ferran Adrià dice que "profesionalmente, después de este libro ya me puedo morir"