El Festival de Almagro, "un asunto de Estado", se entrega a la pasión