Filmes de bajo presupuesto y de la vieja escuela dominan en Karlovy Vary