Finanzas y café se unen en una sala presidida por veinticinco dibujos de Castelao