Francesc Guillamet eleva a la categoría de arte la cocina de Ferran Adrià