La Fundación Botín rescata a Mariano Maella, el pintor al que Goya eclipsó