La Fundación Godia exhibe la indiscreción e inmediatez artística de los móviles