Por su cresta, por sus ojos... ¡Miss Gallina!