Con los Globos de Oro arranca una impredecible temporada de premios de cine