Gómez Rufo asegura que en tiempos de crisis de valores, la novela histórica crece