González-Sinde asegura que el Ministerio quiere que los documentos de Salamanca vuelvan a su origen