González-Sinde asegura que los precios de distribución cultural serán más competitivos