Y el Goya es para... el Teatro Real