Los Goya se vestirán de negro y rojo en una ceremonia regia y optimista