Gritos, carreras y muchas horas de espera por unos Jimmy Choo