El Guadalquivir, un paraíso dentro de casa