El Guggenheim de Bilbao acoge la primera muestra a gran escala de la colección Daskalopoulos