El Guggenheim, pasarela para David Delfín